¿Quieres un hogar feliz? ¡Prueba la decoración hygge!

Fecha: 21/02/2018

Buscar

¿Conocéis la palabra hygge? ¿Sabéis lo que significa? Es un concepto danés que se ha puesto muy de moda y que hace referencia a un estilo de vida que busca la felicidad, y propone disfrutar de los placeres más simples o los gestos más pequeños. Hygge son situaciones, momentos. Es leer un libro frente a una chimenea en invierno. Hygge es disfrutar de una copa de vino con amigos. Hygge es saborear un café en buena compañía. Hygge puede ser también un paseo en bicicleta. Hygge es, en definitiva, una de las razones de la felicidad de los daneses. Y algo de razón habrá cuando año tras año, Dinamarca encabeza la lista de los países más felices del mundo.


Esta sensación de bienestar y paz la podemos conseguir también a través de la decoración. Y es que este estilo de vida danés, en el que las pequeñas cosas son claves para alcanzar la felicidad, lo podemos trasladar a todas y cada una de las habitaciones de nuestra casa. Porque podemos hacer de cualquiera de las estancias, espacios relajados que te hagan ser más feliz. ¿Cómo? Pues a través de unas ideas simples que nos ayudarán a darle a nuestra decoración un aire hygge para crear ambientes donde descansar tras un largo día de trabajo o donde rodearse de amigos alrededor de una mesa es posible.


1. VERDE QUE TE QUIERO VERDE

¡Las plantas y las flores no pueden faltar en la decoración hygge! Todos sabemos que las plantas purifican el ambiente, regalan una sensación de bienestar y tranquilidad y, además, decoran. Así es que un toque de naturaleza en casa y conseguiremos crear un ambiente súper acogedor.

2. UNA CHIMENEA

La chimenea es la pieza perfecta para conseguir una atmósfera hygge 100%.  Un alto porcentaje de los hogares daneses tienen chimenea. Una taza de chocolate caliente o la lectura de un buen libro frente a una chimenea pueden ser uno de esos placenteros momentos que nos trasladen a otro planeta. ¡Ésta de Sara Moreno nos encanta!

3. VELAS Y MÁS VELAS

Así de claro: ¡Si no hay velas, no hay decoración hygge! Son el elemento más hygge para crear un ambiente cálido y romántico. Y si no, ¿por qué los daneses consumen kilos y kilos de velas al año? ¡Haced la prueba de apagar las luces y encender velas blancas!

4. COLORES SUAVES

Siempre que buscamos un espacio que transmita paz y serenidad, utilizamos los colores suaves. El blanco es el color por excelencia de la decoración nórdica. Del estilo hygge, también. Se le añaden otros colores como el gris claro, el beige, los tonos pasteles… Colores que nos permitirán descansar y relajarnos. Nada de recargar las paredes con papeles o pinturas estridentes. Insistimos: ¡el blanco es el rey!

5. DISFRUTAR DEL EXTERIOR

El sol y el aire libre nos dan la vida y, por lo tanto, nos hacen sentir más felices. Debemos aprovechar los balcones o las terrazas para convertirlos en espacios relajantes donde disfrutar tanto en verano como en invierno. ¡Sí! En invierno también es posible. Porque no hay excusa con una buena manta de lana. Lo importante es disfrutar del exterior, del aire libre y del más pequeño de los rayos del sol.

6. MÁS MADERA

El material principal del estilo hygge es la madera y las piezas naturales. Y en eso, nosotros sabemos mucho. Todos nuestros muebles están fabricados en madera ecológica de pino. Y si además se acompañan de  acogedoras mantas de punto o mullidos cojines, añadiremos un extra de calidez a los espacios. Crearemos un ambiente lleno de paz donde saborear un café sin prisas, escuchar buena música o devorar las páginas de un libro será un placer.

7. ¡QUE VIVA LA VIDA SOCIAL!

Está bien encontrar esos momentos de soledad y privacidad para leer un buen libro o disfrutar de un largo baño. Pero no hay que olvidar la vida social. Por eso, la decoración hygge apuesta porque nuestras casas gocen de un clima relajado para recibir a amigos y familiares. Una mesa amplia decorada con flores frescas. Textiles neutros. Luz tenue. Velitas. Música de fondo.  Porque no hay nada como compartir nuestro tiempo con las personas que queremos y disfrutar y reir.

Estas ideas pueden parecer simples, sencillas pero el día a día es tan frenético y nos absorbe tanto que muchas veces nos dejamos arrastrar por las prisas y el estrés. Por eso, aplicar estos pequeños consejos en nuestros hogares nos puede ayudar a conseguir estancias agradables que nos den una sensación de bienestar y mayor felicidad.


¡Haz tu hogar más feliz con la decoración hygge! ¡Y tu felicidad aumentará!