Bosques frescos a los que escapar del calor del verano

Fecha: 09/07/2018

Buscar

Algunos ya estareis de vacaciones. Otros planeándolas. Y otros, quizás aún os queden algunas semanas. Sea como sea, en estos días en los que ya el calor aprieta, en unos sitios más que en otros, seguro que no os viene nada mal otra alternativa a estar tumbado todo el día en una playa o en una piscina. ¿Os apetece un paseo fresco, agradable y calmante por el interior de un bosque exuberante a la sombra de los árboles?


Sí, nosotros somos fans de los bosques. Disminuyen el estrés, el insomnio y la ansiedad. Mejoran el sistema inmunitario. No se ven pero los árboles generan unas sustancias que son muy beneficiosas para el cuerpo y la mente. Ten por seguro que un paseo por un bosque mejora la salud y previene de enfermedades. Así es que si estás de acuerdo con nosotros, sigue leyendo y no te pierdas las propuestas que hoy te proponemos y que te acercarán al interior de estos refrescantes bosques. Aquí y al otro lado de la frontera. En España y Francia.


1.Comenzamos en Jaén, en plena Sierra de Cazorla. Mientras las principales ciudades de Andalucía llegan a temperaturas altas, la sierra de Cazorla goza de una especie de microclima que la convierte en un lugar ideal para pasar unos días de verano. Siente la fresca humedad y pasea sin prisas por los caminos entre ríos, pinos o abedules. ¿Tiene precio dormir una siesta a la sombra de un sauce? ¡Creemos que no! Encontrarás lo que buscas: ríos transparentes, bosques interminables y animales en libertad.


2.Nos vamos a Asturias. ¡Bendito norte! Los famosisímos Lagos de Covadonga, enmarcados en el Parque Nacional de los Picos de Europa. Merece la pena visitarlos en cualquier época del año pero cuando les da el sol de lleno, se convierten en uno de esos parajes que deben ser visitados una vez en la vida en verano. Recorred los lagos Enol y Ercina y sencillamente tumbaos en la hierba y dejaos llevar. Asturias da mucho de sí y dentro del Parque natural de las Fuentes del Narcea también os recomendamos que recorráis el Bosque de Muniellos, el mayor robledal de España, y uno de los mejores conservados de Europa. Sed previsores, reservad con anterioridad porque sólo 20 personas al día pùeden disfrutar de este tesoro de la naturaleza. Robles de distintas especies, de hasta 6 metros de diámetro, hayedos, abedules, acebos y tejos saldrán a tu camino.

3. Nos encanta Francia. Por sus paisajes. Por su naturaleza. Por su gastronomía. Pero hoy os recomendamos para que paséis un verano fresquito el Parque Natural regional de las Landas de Gascuña. Situado al norte de las Landas, este bosque fue plantado por el hombre en el siglo XIX con el objetivo de sanear las marismas y fijar las arenas movidizas de las dunas del litoral. Bosques de pinos componen esta macizo forestal. Descúbrelos a pie, a caballo o en bici pero descúbrelos.  

4.El siguiente destino no es un bosque en sí. Es un pintoresco pueblo medieval que crece verticalmente entre las rocas y sí, completamente rodeado de bosque. En la parte más alta, el castillo; en la parte media, la ciudad santuario; y en la parte baja, la villa medieval; y por todos los lados, bosque y más bosque. ¿Cómo se llama el pueblo?  Rocamadour y está en Francia. Desde él se pueden divisar los paisajes del Parque Natural regional de Causses du Quercy. Valles, manantiales, cuevas, acantilados, bosques… ¿Te vas a perder este pueblo de ensueño y todo su entorno?

Es muy fácil: ¡Este verano date un baño de bosque! Tu salud te lo agradecerá.